TRAUMAS OCULARES QUE OCASIONAN ABRASIONES CORNEALES

Las abrasiones corneales son uno de los tipos más comunes de traumatismo del segmento anterior del ojo.

Una abrasión corneal ocurre cuando el epitelio corneal se desprende físicamente de la superficie corneal. Las causas más comunes de la abrasión corneal involucran las siguientes: uñas, trauma relacionado con el deporte, pinceles de maquillaje y bolsas de aire. Los niños pequeños o bebes causan muchas lesiones a la córnea de los padres con sus uñas, ya que éstos a menudo se lesionan mientras sostienen a un niño pequeño.

Las bolsas de aire de los automóviles pueden causar abrasiones corneales y con frecuencia se asocian a traumatismos por fuerza contundente.

Las abrasiones corneales también pueden ocurrir en el entorno hospitalario. Estos incidentes también pueden ocurrir durante cirugía, cuando el paciente está bajo anestesia, y no se reconocen hasta que el paciente despierta; o pueden ocurrir en pacientes inconsciente que ha ingresado de manera urgente a hospitales.

Las abrasiones corneales provocan dolor agudo, lagrimeo, visión borrosa, fotofobia (dolor en los ojos al exponerse a fuentes de luz) y una sensación de cuerpo extraño. Estas lesiones pueden estar asociadas con laceraciones corneales o cuerpos extraños. El pronóstico depende en gran medida del tamaño del defecto, la contaminación de la herida, la profundidad de la lesión y la afectación de capas más profundas en la córnea.

Un historial médico completo siempre es importante ya que el mecanismo del trauma puede proporcionar mucha información útil. Si se golpeó el ojo con una planta u otra materia orgánica, se debe considerar el riesgo de contaminación bacteriana y especialmente fúngica (hongos). Aquí debemos optar por indicar medicamentos antibióticos tópicos para cubrir tanto bacterias como hongos.

Es muy importante no automedicarse y acudir de manera prioritaria a recibir atención por parte de un médico oftalmólogo para recibir la atención y tratamiento adecuado.

Compartir artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados