ORBITOPATIA TIROIDEA

La orbitopatía tiroidea es una enfermedad caracterizada por presentar cambios de los tejidos blandos orbitarios y periorbitarios debido a un proceso inflamatorio relacionado con alteraciones en la glándula tiroides, causando una afectación importante en la calidad de vida de los pacientes que la padecen. Es conocida también con el nombre de oftalmopatía de Graves, que es una enfermedad autoinmune y la primera causa de inflamación orbitaria del adulto, más frecuente en mujeres.

La orbitopatía tiroidea puede presentarse en pacientes con hipotiroidismo, eutiroideos (Niveles normales de hormona tiroidea), tiroiditis, cáncer de tiroides además de hipertiroidismo (Niveles elevados de hormona tiroidea).

Los signos y síntomas son los siguientes:

-Proptosis (Ojos saltones)

-Retracción palpebral (El párpado superior parece estar jalado hacia atrás)

-Ojo rojo puede ser desde leve hasta muy congestionado

-Ojo seco

-Úlceras corneales

-Presión alta del ojo

El diagnóstico se basa en la revisión clínica, estudios de laboratorio y de imagen.

El tratamiento es multidisciplinario en conjunto con el médico especialista en endocrinología, oftalmólogo subespecialista en órbita, córnea, estrabismo y segmento anterior dado que es una enfermedad sumamente compleja.

En este caso que muestro tenemos una paciente femenina de la tercera década de la vida, fumadora de larga evolución quien acude a consulta por presentar ojo rojo secundario a la aplicación de una crema externa, ella menciona que hace 10 años la trataron colocando yodo para manejar su tiroides, y desde entonces no volvió a su chequeo con el endocrinólogo, pues supuso que ya estaba curada. A la revisión encontramos la proptosis (Ojo saltón), y la importante inflamación conjuntival en el ojo izquierdo aunado a un importante adelgazamiento corneal inferior. Solicitamos laboratorios donde marcaba importante descontrol tiroideo. Se inició tratamiento conjunto con endocrinología, y a los dos meses había una mejoría notable en cuanto a la congestión de la conjuntiva.

La paciente aún no está dada de alta, tiene que seguir en vigilancia y monitoreo estrecho tanto oftalmológico como endocrinológico con laboratorios y estudios de imagen hasta llegar a un control adecuado, estabilidad y descongestión del globo ocular.

Foto: Autorizada por el paciente y familiar. La publicación total o parcial de mi contenido no esta autorizada.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados